El lúpulo, el sabor añadido de la cerveza

hop-vines-409870_640

El lúpulo se originó en varias zonas a la vez, siendo oriunda de Europa, América y Asia.

El lúpulo es una planta trepadora que crece en vertical debido a su tallo robusto. Puede llegar a medir hasta ocho metros y su hoja es de tipo perenne, luego no cambia con la temporada. Las flores son mechos y hembras, estas últimas son utilizadas para potenciar el sabor de la cerveza. El fruto del lúpulo se denomina aquenio.

Los aceites esenciales y las resinas se unen para formar la lupulina. Desde hace siglos esta planta se utiliza para dar sabor a la cerveza.

El lúpulo contiene agentes antibióticos, por lo que aparte, favorece la higienización del líquido, pero su uso comenzó al comprobarse que favorece la actividad de levadura de malteado.

La levadura de malta se le añade a la cerveza para que fermente, pero su uso deja un sabor excesivamente dulce al resultado líquido. El lúpulo hace que la cerveza amargue respetando sus propiedades.

La hoja hembra de la flor contiene una glándula con lupulina. Esta parte de la flor se añade a la cerveza para que margue su sabor. Los ácidos amargos y los aceites esenciales aportan esa característica al lúpulo. El lúpulo es también responsable de la potenciación del apetito cuando se consume cerveza.

Existen tres variedades de lúpulo según su composición y sabor final:

  • Amargo: Aportan más tonos amargos que aromáticos. Se utilizan con cervezas que se pretende que tengan un sabor fuerte y dureza en el paladar.
  • Aromático: Utilizados en zonas anglófonas especialmente. Dan aromas y notas algo más dulces y no se potencia el carácter amargo de la bebida. Su mezcla con el malteado puede producir un exceso de dulzor.
  • Mixtas: El lúpulo mixto aporta tanto notas aromáticas como amargas, pero ambas menos acentuadas que las simples.

El lúpulo es muy sensible y solo se puede utilizar durante sus meses de maduración, normalmente entre agosto y octubre. Añadiendo distintas cantidades de lúpulo se pueden fabricar cervezas muy diferentes utilizando una misma base. También el tipo y el frescor del lúpulo influyen sensiblemente en el resultado final.

Para elaboración casera, son muy útiles los kits de lúpulo deshidratado. Esta opción permite utilizar el lúpulo en cualquier época del año sin esperar a que la hoja esté fresca.

Si tienes alguna duda respecto a la fabricación de la cerveza y sus ingredientes puedes hacérnosla llegar en los comentarios del blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *