La historia de la cerveza: Una bebida milenaria

nostalgia-635610_640

La cerveza es un producto internacional. Todos los países del mundo tienen su propia cultura cervecera. A lo largo de los siglos éste producto ha ido evolucionando, no siempre a mejor, hasta llegar a ser uno de los alimentos más utilizados de nuestra era.

El recorrido de la cerveza

Algunos investigadores sugieren que la cerveza pudo surgir hacia el año 10000 a.c., en el paleolítico superior, a consecuencia de la implantación de la agricultura. La fermentación de los cereales ya se conocía en las sociedades prehistóricas y su consumo estaba reservado a las clases más altas.

El neolítico marcó el paso de la caza a la recolección. Durante éste período el cultivo y fermentación del cereal se popularizó, naciendo así la cerveza de cebada en varias partes a la vez.

Para hacer pan se molían los granos, y para que se ablandaran se solían mojar con agua. Es probable que algunos granos mojados quedasen en el fondo del recipiente de moler y naciera así la cerveza.

La primera civilización de la que se sabe a ciencia cierta que fabricó cerveza fueron los sumerios en el alto Egipto hace unos 5.500 años. La receta ha llegado a nuestros días y hay zonas de Egipto en los que se sigue fabricando cerveza al estilo sumerio.

De ésta manera, el producto sumerio pasó a los egipcios. Durante el período del imperio egipcio la cerveza fue muy un elemento muy utilizado para diversas cuestiones. No se sabe exactamente el proceso de fabricación, pero se sabe que el resultado era potenciado con frutas o hierbas.

Los antiguos griegos apenas la fabricaron, ya que la bebida destinada tanto a los dioses como al consumo cotidiano era el vino que procedía de sus vides. Los romanos, sin embargo, si que utilizaron la cerveza como una bebida muy común, en especial para las clases más bajas. Las provincias romanas, en especial las del norte y las del oeste también fermentaban grandes cantidades de cereales con los que fabricaban cerveza.

La edad media fue el período en el que más se extendió el uso y fabricación de la cerveza. Las rutas religiosas y la fabricación en monasterios favorecieron que la cerveza se consumiera y fabricara en muchos puntos de Europa. Los monjes fabricaban grandes cantidades de cerveza, probablemente la mejor y más natural nunca fabricada.

Fue precisamente una abadesa la que añadió lúpulo al líquido antes de su fermentación, naciendo así la cerveza con lúpulo, que potencia su sabor.

Aunque el proceso de fermentación del cereal sigue siendo igual desde el descubrimiento de la cerveza, ésta bebida ha sufrido muchos cambios, tanto en su resultado final como en su proceso de fabricación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *