Errores comunes al beber cerveza en casa

cheers-839865_640

La cerveza puede verse alterada por numerosos factores, muchos de ellos varían sus propiedades y hacen que la cerveza perfecta acabe por convertirse en una bebida más, estos son los errores comunes al beber cerveza y la manera de evitarlos.

  • No metas copas en el congelador, no hay peros. Aunque esté limpio siempre va a coger olores de alimentos almacenados con anterioridad, además el hielo se va a ir derritiendo y va a diluir las propiedades de la cerveza.
  • Lo que si que hay que hacer es humedecer la copa, es fácil si coges un poco de agua fresca y a continuación lo vacías, de esta manera la copa está preparada para recibir la cerveza.
  • No se debe servir la cerveza con la copa totalmente inclinada, tres cuartos de la cerveza deben entrar con una inclinación de 45 grados, el último cuarto se llena con la copa recta, así se genera la espuma que va a permitir que la cerveza no se oxide.
  • Y hablando de la espuma, lo recomendable son cuatro o cinco centímetros, una medida suficiente como para que el oxígeno no llegue a la cerveza y no la oxide. La espuma debería permanecer hasta que acabemos la cerveza, así el gas carbónico tampoco se pierde.
  • En cuanto al maridaje la grasa animal no se lleva bien con la cerveza. En general ensucia los labios y hace que percibamos de manera irregular el sabor de la cerveza. Sin embargo no todos los productos animales son perjudiciales para catar cerveza, con queso por ejemplo es deliciosa.
  • La cerveza de hasta cinco grados es una de las bebidas que menos engorda, la barriga cervecera es un mito. Lo que de verdad hace que engordemos es lo que comemos cuando estamos bebiendo cerveza.
  • A mi personalmente beber directamente de la botella me parece horrible, según los expertos no deberías hacerlo tu tampoco, se pierde aproximadamente la mitad del sabor del producto.
  • La temperatura de la cerveza es algo muy controvertido, depende del tipo de cerveza que sea. De todas formas para catarla se recomienda que no esté muy fría ya que las propiedades pueden mermar. Por el contrario, para disfrutarla habitualmente lo mejor es tomarla fresca. La rubia suele servirse entre 5 y 8 grados y la negra entre 8 y 12.

Estos son algunos consejos para beber cerveza y no perderse sus características, si tienes alguna duda puedes escribirnos un comentario en nuestro blog y te responderemos de inmediato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *