Cerveza casera, guía básica de elaboración

thinking-236770_640

Existen muchos métodos para fabricar cerveza casera, casi tantos como fabricantes, pero hay algunos parámetros comunes que sirven para la mayoría de las cervezas. La malta, el grano de cebada o el lúpulo son ingredientes que están presentes en la mayoría de los procesos que afectan a la cerveza.

Pasos para fabricar cerveza casera

Para empezar, se debe seleccionar el grano de cereal que deseamos que sea la base de nuestra bebida. Normalmente es la cebada la que dará origen a nuestra cerveza. Los granos descansan en un ambiente húmedo para favorecer su germinación durante cuatro o cinco días. Tras germinar, se tuesta para secarlo. No hacen falta grandes hornos para tostar el grano, basta con algún dispositivo compacto que emita calor seco para que el grano seque. La germinación del grano favorece la aparición de enzimas, que provocan que el almidón se convierta en azúcar.

El cereal malteado, es decir, germinado, suele acompañarse durante el proceso por malta tostada adicional que acabará por aportar las características peculiares a tu cerveza.

Una vez germinada y tostada, la malta se muele para extraer el almidón del grano. Es muy común adquirir directamente la malta molida para ahorrarse los primeros pasos de la fabricación.

El lúpulo es una planta trepadora de cuyo fruto se extrae un ingrediente básico para la fabricación de la cerveza. El lúpulo se comercializa ya deshidratado y puede ser aromático o amargo. Normalmente el resultado viene de una conjunción de ambos tipos, de esta manera, en función del lúpulo la cerveza adquiere unas características determinadas. La cocción de la malta líquida con el lúpulo da como origen la base y el aspecto primero de la cerveza.

Por último se debe añadir la levadura o fermento. La levadura es un organismo unicelular que, en contacto con líquidos azucarados hacen que fermente. El resultado es una mezcla de alcohol y CO2. El CO2 se dispersa, luego no permanece en el resultado líquido, aunque si lo hace el alcohol. El lugar donde se produzca la fermentación de la levadura, bien en la parte alta o en la parte baja, hace que la cerveza sea tipo ale o tipo lager. El proceso de fermentación es un proceso rápido y da como resultado una cerveza de contenido alcohólico bajo. Si la fermentación es lenta, el resultado es un líquido con mas graduación.

Si estás pensando en fabricar tu propia cerveza o ya lo has hecho puedes dejarnos tus consejos en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *